CHI SIAMO – ES

Home  |  CHI SIAMO – ES
Lodo-Guide

MANUELA VIGO

Me presento, soy Manuela Ersilia Livia Vigo, nací hace unos años en Milán, tras realizar el bachillerato, la pasión por la música y el coleccionismo de vinilos me ha llevado, junto a mi esposo, a poseer a día de hoy una de las mayores y más importantes colecciones de discos raros del mundo. Estudio inglés y cultura afroamericana en Nueva York y ciencias políticas en Milán, ciudad que amo y que me representa. Gracias a las carreras que solía dar por la finca familiar desde niña, descubrí los colores, formas y aromas que llenan de emociones el aire que se respira cuando se está en medio de los olivos. Plantas milenarias, símbolo de fortaleza de valores y tradiciones, tal y como siempre me ha transmitido mi familia. El amor, pero sobre todo el respeto por la naturaleza y por lo que nos ofrece. Así nace mi pasión por el aceite, pasión e interés que he tenido la oportunidad de vivir y profundizar, siendo parte activa de lo que mi madre, Marta Cartoceti, concibió hace más de 35 años, es decir, «L’Orciolo d’Oro», el primer y más antiguo concurso de aceites del mundo, al que he tenido la suerte de ver nacer y crecer al ser parte de esta maravillosa empresa, que me ha permitido conocer, a lo largo de los años y gracias a su histórica organización familiar, a numerosos productores, catadores y expertos del sector, con los que he podido aprender las nociones técnicas y forjar relaciones de amistad con personas «auténticas», muchas de las cuales me han transmitido su amor por el aceite. Un ejemplo destacado es el del profesor Giuseppe Fontanazza, siempre presente en los eventos que organizaba mi madre, amigo de la familia, a quien recuerdo con mucho cariño, una persona fuerte y culta, con quien pude descubrir muchos secretos y aprender las nociones técnicas que transforman el aceite de oliva en algo profundamente único. Después de tantos años en los que la idea de mi madre, la de L’Orciolo d’Oro, se ha ido transformando con el tiempo, con seriedad y con mucha pasión, en una importante realidad que en los dos últimos años he podido y he querido organizar y dirigir personalmente, hoy, desde la experiencia de L’Orciolo d’Oro y junto a mi marido Vincenzo, hemos creamos LODO para celebrar el extraordinario mundo del aceite de oliva virgen extra.

VINCENZO PETISI

Mi nombre es Vincenzo Federico Petisi, nací en Bérgamo en 1973. Después de mis estudios de bachillerato primero y luego de economía y comercio, dedico durante un tiempo mis intereses a la música, mi gran pasión, estudio saxofón, arreglos de «jazz» y cultura afroamericana, además de dedicar parte de mi tiempo a la investigación y el coleccionismo de vinilos raros, detalle este último de gran importancia, puesto que será motivo de intercambio cultural con quien se convertiría en mi esposa en 2005. Me traslado a Londres, donde me sumerjo y aprendo algunos secretos de la música electrónica. De vuelta en Italia, colaboro profesionalmente en la organización de conciertos para los principales escenarios y teatros italianos. De raíces paternas sicilianas y tras conocer a Manuela, en 1999 mi interés por el aceite de oliva se transforma en una auténtica pasión, al poder seguir L’Orciolo d’Oro desde bastidores, por lo que durante años, junto a mi esposa y a mi suegra Marta, he podido participar en un viaje maravilloso hacia el conocimiento del aceite de oliva virgen extra, así como conocer a productores y expertos que, como el profesor Giuseppe Fontanazza, a quien personalmente considero un poeta del aceite, con el paso de los años me han convencido para dedicarme profesionalmente a la organización de L’Orciolo d’Oro. Hoy, junto a mi esposa Manuela, hemos creado LODO, un proyecto para potenciar la calidad en sus más variadas formas.

Lodo-Guide
Lodo-Guide

Apasionados del buen gusto y la alta gastronomía, viajeros libres e investigadores de mesas de calidad y en general de lo «gourmet», hemos vivido en diversas ciudades italianas y extranjeras en una búsqueda continua de sabores, tradiciones e innovaciones culinarias, descubriendo y aprendiendo con los años los secretos y los valores de lo excelente. Desde las salas de los mejores restaurantes italianos y extranjeros hasta las sorprendentes e inesperadas mesas de tabernas y mesones. Conocer los sabores nos permite apreciar la calidad y aquello que marca la diferencia. 

LODO nace de esta pasión común: un nuevo punto de partida, una nueva visión aunque fuertemente anclada en la tradición.